"Parque Zoológico Nacional"

Historia.
"Se establecerá en la capital de la República, un museo de productos minerales, botánicos, zoológicos y manufacturados con una sección de antigüedades, historia y bellas artes". Decreto Legislativo, Diario Oficial, 16 de octubre de 1883.

Esta resolución dio origen y decidió el establecimiento de un Museo Nacional, del cual formó parte el ahora Parque Zoológico Nacional en sus orígenes, gracias a la iniciativa del Dr. David Joaquín Guzmán, bajo la administración del entonces Presidente de la República, Dr. Rafael Zaldívar.

Siendo parte del Museo, el zoológico estuvo ubicado, al nacer, en el mismo edificio donde se alojaba la antigua Universidad Nacional y la Biblioteca. Lógicamente, no se trataba de una parque exactamente, sino de un área de investigación, exhibición y documentación zoológica denominada, Instituto de Historia Natural, a cargo del Dr. Samuel Ortiz, entonces Jefe de Zoología. En 1902 se instalaron, Museo y Zoológico, en "Villa España", antigua residencia de la familia Sagrera.

Por primera vez, el 13 de febrero de 1913, se decretó el establecimiento de un Jardín Zoológico durante la Presidencia del Dr. Manuel Enrique Araujo. En 1940, éste fue trasladado a unos terrenos situados a inmediaciones de Casa Presidencial, en el área del Parque Venustiano Carranza, fecha en la cual su director, el Dr. Rafael González Sol, empezó realmente a organizarlo de acuerdo con las normas establecidas en su clase. En esa época, el Jardín Zoológico dependía de la Subsecretaría de Instrucción Pública y seguía siendo parte del Museo Nacional.

Fue hasta 1953 cuando se creó el Parque Zoológico Nacional, desligándolo completamente del Museo por disposición del Ministerio de Cultura. En diciembre de ese mismo año, se trasladó a los terrenos que actualmente continúa ocupando en la antigua Finca Modelo, con un área de 10 manzanas. Bajo la dirección del Sr. Eduardo Fisher integraban el Zoológico 208 animales de diferentes especies.

El 29 de junio de 1955 llegó al país, procedente de Hamburgo, Alemania, un lote de 17 animales exóticos, adquiridos por el Ministerio de Cultura por la cantidad de 50,000 colones. Ese día el Zoológico recibió cebras, tigres de bengala, antílopes, camellos, carneros de África, mandriles y una elefanta, la famosa Manyula, querida por muchos salvadoreños.

Desde entonces, el Parque Zoológico se ha esforzado por cumplir con los objetivos de educación, recreación, conservación e investigación tal como lo exige la Asociación Americana de Zoológicos y Acuarios (AZA, por sus siglas en inglés), organización asesora y rectora en estructura organizativa y funcional de este tipo de parques.

El Zoológico Nacional ofrece al público visitante una colección de animales, ambientes y paisajes agradables que, acompañados de métodos de ilustración, contribuyen a la enseñanza objetiva de las Ciencias Naturales, especialmente en Zoología, Ecología, educación informal y áreas afines de estudio. Al mismo tiempo, conserva, protege y reproduce principalmente especies de El Salvador amenazadas con la extinción. Gracias a la investigación, ha sido posible conocer aspectos de la conducta animal en cautiverio y condiciones ambientales adaptables al país, sobre todo en especies exóticas.

Desde la fundación de CONCULTURA en 1991, el Parque Zoológico Nacional junto al Parque Infantil, Parque Saburo Hirao, Casas de la Cultura y Teatros Nacionales de San Miguel y Santa Ana, forman parte de la Dirección Nacional de Espacios de Desarrollo Cultural, que se encarga de promover la conservación, el rescate y la difusión de los recursos naturales a través de programas de recreación, educación formal y no formal, apoyando también la investigación.

Otro datos.
Un verdadero centro de recreo para chicos y grandes, para la familia toda. Una opción para el fin de semana y disfrutar en familia con un paseo entre diversos animales y fresca vegetación.

Pero lo que convierte en leyenda urbana al zoológico es sin duda la presencia de Manyula, la elefante cincuentenaria, que asombra a todos sus visitantes. Aunque muchos visitamos el centro por verla a ella. Caminando bajo la sombra de los árboles podemos apreciar a las cabras, venados, camellos y muchos animales que solo pueden ser vistos en televisión.

En fin, paseándonos entre la vegetación llegamos a la laguna, allí a deleitarnos con un sabroso sorbete o un refresco para calmar la sed.
En las islas de la laguna podemos ver a los monos columpiándose entre los árboles y acercándose a las orillas esperando por la imprudencia de algún visitante en darles de comer.

Si seguimos con el paseo, llegamos al otro lado del río acelhuate, específicamente al aviario. Una diversidad de aves de todo tamaño y colores aguardan por nuestra visita. Desde pelícanos, hasta aves de rapiña encontramos.

Horario: miércoles a domingo, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. (sin cerrar a mediodía)

Entrada: general US$0.57, menores de 7 años y tercera edad no pagan.
Costo de parqueo: US$1.14 (vehículo pequeño), US$2.29 (bus o microbús)

Nombre Completo:
Parque Zoológico Nacional

Dirección:
Final calle Modelo Parque Zoolólgico Nacional, San Salvador

Teléfono:
(503) 2270-0828, 2237-0090



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

1 Response to ""Parque Zoológico Nacional""

  1. Anónimo Says:
    31 de julio de 2014, 19:14

    Pero porque dicen que $57 centavos si cobran $1 no cean mentirosos